Inicio Internacionales Senadores republicanos advierten a Trump contra los aranceles a México

Senadores republicanos advierten a Trump contra los aranceles a México

432
Compartir

Un grupo de senadores republicanos se reunieron este martes a puerta cerrada con representantes de la Casa Blanca y alertaron contra la entrada en vigor de aranceles que Donald Trump anunció el jueves pasado como mecanismo de presión sobre el flujo migratorio. Ron Johnson, de Wisconsin, o Ted Cruz, de Texas, son algunos de los legisladores que advirtieron de que podrían bloquear la acción presidencial en el Capitolio —según recogieron medios como The Washington Post y The New York Times—, convencidos de que el gravamen perjudicará a sus propios Estados, granero de votos del propio Trump.

Los conservadores encendieron la luz roja un día antes de la cumbre para tratar de alcanzar un acuerdo sobre migración que evite la escalada arancelaria, aunque el mandatario estadounidense enfrió la posibilidad este martes desde Londres. «Es más probable que los aranceles entren en vigor y probablemente hablaremos mientras lo estén», afirmó

El republicano anunció el pasado jueves que aplicaría un arancel del 5% sobre todos los productos mexicanos a partir del 10 de junio como castigo por lo que considera una escasa acción del país vecino en el control de los migrantes indocumentados que atraviesan su territorio desde Centroamérica para llegar a la frontera estadounidense. Este gravamen se incrementaría mes a mes hasta alcanzar el 25% en octubre si Estados Unidos no contempla mejoras significativas, lo que supone una amenaza de guerra comercial letal para la economía mexicana, que tiene en la primera potencia mundial a su, por mucho, primer cliente.

The Washington Post publicó el lunes por la noche que algunos legisladores conservadores se planteaban bloquear los aranceles anunciados por el mandatario a través de un voto en el Congreso, lo que llevaría a Trump a usar su poder presidencial de veto de nuevo (la primera también tuvo que con el rechazo del Capitolio a usar la declaración de emergencia nacional para lograr fondos para construir parte del polémico muro en la frontera mexicana). El neoyorquino descartó que los republicanos lo hagan, en su opinión, sería «estúpido».

Una delegación del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador está en Washington en reuniones preparatorias ante la cumbre prevista para este miércoles entre el titular mexicano de Exteriores, Marcelo Ebrard, y su homólogo estadounidense, el secretario de Estado, Mike Pompeo. Ebrard insistió este martes en que su Gobierno hace cuanto puede por retener el flujo de los sin papeles, pero Trump dejó claro desde el otro lado del Atlántico que, de momento, no les va a creer.  «México no debería permitir que millones de personas intenten entrar en nuestro país, lo podrían evitar muy rápidamente. Creo que lo harán, y si no lo hacen, vamos a imponer aranceles», señaló a los periodistas, para acto seguido advertir de que, probablemente, para el lunes no habrá pacto.

El republicano, que convirtió la confrontación con México en una de las señas de identidad de su campaña electoral hace ya casi cuatro años, está a punto de presentar formalmente su candidatura a la reelección. La demonización de la inmigración irregular y el reproche contra su vecino del sur se repiten esta vez, pero con unas novedades en escena que hacen imprevisibles los próximos pasos. Trump quiere que el Congreso ratifique cuanto antes el nuevo tratado comercial con México y Canadá, la reforma del TLC (NAFTA, en sus siglas en inglés), que supone ventajas para Estados Unidos y también le dará réditos políticos. Además, el propio sector privado teme la escalada arancelaria de su presidente, un lobby tan poderoso como la Cámara de Comercio ha mostrado su rechazo frontal, al igual que varios legisladores republicanos.

La delegación mexicana tenía previsto verse este martes con posibles aliados estadounidenses en la causa, organizaciones empresariales, laboratorios de ideas y congresistas republicanos y demócratas. México exportó 346.500 millones de dólares el año pasado a EE UU y este vendió al otro lado de la frontera productos por otros 265.000 millones. El canciller Ebrard evitó responder sobre posibles represalias de México si los gravámenes de Trump entran en vigor, si bien insistió en que están «preparados».

El Pais