Inicio Inmigración Política de asilo, futuro del TPS y de Ley de Ajuste preocupan...

Política de asilo, futuro del TPS y de Ley de Ajuste preocupan a migrantes latinos en Florida

808
Compartir

Un foro con abogados y expertos en inmigración organizado por Noticias 23 y Radio Mambí puso en evidencia  la incertidumbre que ha generado la  política migratoria de Trump entre las comunidades de inmigrantes que llegaron al sur de Florida en las últimas décadas, procedentes de diferentes países de América Latina, huyendo de guerras, crisis y desastres naturales.

De acuerdo a la reseña de Univisión en el evento «Inmigración: Conozca sus derechos«, celebrado en le campus interamericano de Miami Dade College (MDC), los expertos y abogados invitados respondieron las preguntas del público presente en el auditorio y de los usuarios conectados a través de las redes sociales sobre cómo afectan los cambios en la política migratoria que está efectuando el gobierno del presidente Donald Trump.

Cuba: Futuro de la Ley de Ajuste

La eliminación del programa «pies secos pies mojados»  por parte del expresidente Barack Obama pocos días antes de dejar la Casa Blanca dejó una gran incertidumbre entre la comunidad cubana que provocó esperas mucho más largas de lo común en los aeropuertos y retención de personas que llegaban al país con visas de turistas.

 Además, la decisión dejó a cientos de personas varadas en México y otros países de Centroamérica que salieron de la isla con la intención de llegar a EEUU pero no consiguieron solicitar el parole para el programa antes de su eliminación.

A eso se le suma la incertidumbre de qué irá a hacer Donald Trump, que prometió revisar todas las políticas de Obama con Cuba pero aún no ha dado pistas de lo que va a hacer.

La periodista especialista en temas cubanos del Nuevo Herald Nora Gámez Torres afirmó que el Departamento de Seguridad Interna le aclaró a su diario que los cubanos que hayan entrado legalmente al país podrán acogerse a la Ley de Ajuste una vez que hayan pasado un año y un día en EEUU. Sin embargo, matizó que, si son descubiertos con la visa expirada antes de solicitar ese beneficio, podrían ser deportados.

Además, señaló que la información en Cuba no fluye rápidamente por lo que «incluso después del 12 de enero muchas personas siguieron llegando y pidiendo quedarse sin haberse enterado que Obama había quitado la ley pies secos, pies mojados».

Venezuela y Colombia: asilos en el limbo

El presidente de la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), José Antonio Colina, lamentó la gran cantidad de venezolanos que pidieron asilo político y se quedaron en el limbo por el retraso en la revisión de esos casos.

El presidente de Veppex estima que hay unos 30,000 esperando una respuesta a sus casos de asilo y unos 70,000 venezolanos en EEUU están indocumentados.

Por eso, su organización está promoviendo que las autoridades otorguen alguna medida de protección temporal para los venezolanos y espera que Donald Trump sea coherente con la actitud que ha tenido hasta ahora respecto a su país.

«No tiene sentido que Donald Trump diga que Venezuela es un desastre, que es una dictadura y un narcoestado y que quiera mandar de vuelta a los venezolanos para allá», añadió Colina. Sin embargo, asegura que su organización ha detectado que las nuevas órdenes ejecutivas referentes a migración que ha emitido Trump han provocado un descenso de los venezolanos que venían hacia EEUU buscando refugio. 

Mientras que por el lado de Colombia Fabio Andrade del Americas Community Center, dijo que si bien es cierto que  los colombianos en el pasado recibieron muchos asilos políticos y muchos pudieron legalizar su estatus, » hay mucho asilo político que está pendiente y que no se está avanzando y hay muchas familias que están en un limbo», dijo.

Andrade reiteró que los casos de asilo político no se están moviendo y en las organizaciones que tratan de ayudar a los inmigrantes hay inquietud porque no dan abasto para atender los costos de la renovación de los casos de asilo.

«El problema de asilo es que se formó un retraso tremendo, pero se puede renovar el tiempo de espera», explicó el profesor experto en inmigración de la Universidad Internacional de Florida (FIU) Juan Gómez al señalar que en los últimos años la prioridad en esos casos la tuvieron los menores no acompañados que llegaron principalmente de Centroamérica.

No obstante, las personas que están con un proceso de asilo pendiente, no se exponen a ningún riesgo hasta que se tome una decisión, matizó el abogado Inda-Romero quien recomendó no usar el asilo para poder quedarse en el país. «Mentir en un caso de asilo te niega aplicar a cualquier proceso migratorio de por vida», advirtió.

Centroamérica: Qué pasará con el TPS

 Arturo Enamorado, de la Cámara de Comercio Hondureña, fue el encargado de trasladar en el foro la principal preocupación de muchos inmigrantes centroamericanos: ¿qué pasará con el Estatus de Protección Temporal (TPS por su sigla en inglés) que ha protegido de la deportación a cientos de miles de hondureños, salvadoreños y nicaragüenses?

«No queremos asustar más a las personas de lo que ya están. Hay que aclarar que las deportaciones llevan tiempo sucediendo», respondió el abogado Miguel Inda-Romero. Su recomendación: no hacer maniobras que puedan poner en riesgo a los beneficiarios de este estatus.

«Hay personas que se casan con un ciudadano (estadounidense) y en el pasado los abogados les decían que sacaran un advance parole y cuando volvían ya tenían un cuño señalando que entraron legal al país», explicó. Sin embargo, no recomendó hacerlo en este momento: «Es un poco peligroso porque no se sabe qué va a pasar»

Fuente Miami DIario