Inicio Internacionales Panamá pide a Venezuela considerar relaciones diplomáticas

Panamá pide a Venezuela considerar relaciones diplomáticas

222
Compartir

El gobierno panameño, luego de un intenso cruce de acusaciones mutuas y choques verbales en los últimos seis meses con Ecuador, esta semana resolvió uno de los conflictos que mantiene con tal nación y pidió este martes a Venezuela que recapacite la decisión “desproporcionada” de romper relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá, adoptada el pasado 5 de marzo por el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Sin dejar de lamentar que, tras la ruptura, Panamá “no recibió” respeto del gobierno de Maduro, el ministro panameño de Relaciones Exteriores, Francisco Álvarez de Soto, afirmó que la decisión de su país es “obviamente esperar de alguna forma que el gobierno venezolano reevalúe la medida unilateral que tomó, en nuestra opinión desproporcionada, reitero, de romper las relaciones diplomáticas y suspender las relaciones comerciales”.

“Seguiremos con una posición muy respetuosa hacia el gobierno y el pueblo de Venezuela, sin pretender inmiscuirnos en los asuntos internos de Venezuela, como nunca lo hemos hecho, y manteniendo ese nivel de respeto que lamentablemente, debo reiterar, no recibió el gobierno nacional de parte de sus contrapartes de Venezuela”, afirmó, en una conferencia de prensa en la capital panameña.

Ante el estallido hace más de dos meses de violencia política callejera en Venezuela, el Gobierno panameño solicitó el 25 de febrero a la Organización de Estados Americanos (OEA) llamar a una cita de cancilleres para analizar la crisis venezolana, una gestión que Caracas rechazó y que remató con la decisión de Maduro de romper nexos diplomáticos, políticos y económicos atacando con dureza al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Maduro al romper nexos con Panamá y calificó a Martinelli de “lacayo rastrero” y le acusó de “conspirar” en la OEA contra su gobierno con una actitud “injerencista” en asuntos internos de Venezuela.

Frente a este panorama, el canciller panameño abogó para que Maduro recapacite y restablezca los vínculos. Sin embargo, la probabilidad de reanudar los nexos parece ligada al cercano cambio de gobierno en Panamá: las elecciones presidenciales serán el 4 de mayo próximo y el traslado de poderes será el 1 de julio entrante, cuando Martinelli finalizará una gestión de cinco años, por lo que la reanudación eventualmente quedaría para después del traspaso.

El canciller Álvarez explicó que “Panamá está haciendo lo creemos que debe hacer, como gobierno y como país. En primer lugar, mantener un sincero deseo para Venezuela y para el pueblo venezolano de paz, de tolerancia y de diálogo” y “siguiendo muy de cerca” las negociaciones entre “una parte de la oposición con el gobierno”.

Panamá, “como toda la comunidad internacional”, desea que del diálogo “resulten hechos concretos, acciones concretas que permitan ciertamente generar el clima de tolerancia, de paz que necesita Venezuela y que necesitan los venezolanos, porque al final este es un tema, como siempre lo ha dicho Panamá, entre venezolanos y para venezolanos”, subrayó.

El País de España