Inicio Internacionales La sudanesa cristiana condenada a muerte por apostatar, libre y en lugar...

La sudanesa cristiana condenada a muerte por apostatar, libre y en lugar seguro

157
Compartir

La mujer cristiana de Sudán condenada a muerte por apostasía, liberada el lunes tras haber dado a luz en la cárcel, se encuentra en un lugar seguro porque se teme por su vida.

La condena a la horca de Meriam Yahia Ibrahim Ishag, de 27 años, dictada el pasado 15 de mayo provocó fuertes críticas de varios gobiernos occidentales y de organizaciones humanitarias.

«Meriam ha sido liberada hace alrededor de una hora», dijo el lunes a la AFP el abogado Mohamad Mustafá. «Se encuentra en lugar seguro con su marido y sus dos hijos. No les diré dónde está. La razón principal es que tememos por su vida», añadió.

La mujer, hija de un musulmán, fue condenada por la ley islámica que prohíbe las conversiones, tras haberse casado con un cristiano con el que ya tenía un hijo de 20 meses.

La mujer también fue condenada a 100 latigazos por «adulterio» ya que, según la interpretación sudanesa de la sharia, las uniones entre una musulmana y un no musulmán son consideradas como tal. Cuando fue condenada, la mujer estaba embarazada y dio a luz a una niña 12 días después del veredicto.

Tras el parto, fue trasladada de la celda que compartía con su primer hijo y otras mujeres a la clínica de la prisión. Mustafá y otros cuatro abogados especializados en derechos humanos se estaban encargando de la defensa de la joven gratuitamente.

EEUU celebró el lunes la liberación de la mujer. «Aplaudimos la decisión del tribunal de apelación sudanés de poner en libertad a Meriam Yahia Ibrahim Ishag», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, quien urgió al Gobierno sudanés a que derogue sus leyes que prohíben la conversión religiosa, «que son incongruentes con su Constitución de 2005, la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos».

Varios líderes políticos y religiosos europeos habían reclamado que se revocara la «inhumana sentencia» dictada contra la joven.|AFP