Inicio Opinión Comunicado Periodista .@RicardoGuanipa sobre su renuncia en Doral News

Comunicado Periodista .@RicardoGuanipa sobre su renuncia en Doral News

396
Compartir
banner-soloclic-zona-clic

Mi renuncia a Doral News

 

En vista que no ha quedado clara mi renuncia irrevocable al periódico quincenal Doral News, me veo en la obligación de explicar a los lectores, a quien le dedique más de dos años en brindarles información veraz y objetiva, mi decisión.

Resulta que desde el pasado mes de agosto el dueño del periódico Gianfranco Napolitano, dejo de cumplir con su compromiso de pagar mi sueldo, ya era habitual que los pagos quincenales no se realizaran al día, pero con cierto atraso finalmente cumplía.

Ya en septiembre se había acumulado dos meses de pagos, el señor Napolitano me explicó que estaba teniendo serios problemas de liquides económica, eso lo entendí le di un voto de confianza, sin embargo al menos tres colaboradores estaban en la misma situación que yo, con la diferencia que ellos ya habían dejado de escribir para evitar que se incrementara la deuda, igualmente un vendedor de publicidad que no le honraron sus comisiones.

Ya en octubre estaba en un callejón sin salida, retirarme era perder lo que se me adeudaba, a parte, era difícil para mí desprenderme del periódico, a quien con tanto cariño, le entregue tanto para que nunca dejara de circular en las fechas establecidas, cosa que no ocurrió, aunque sacrificara mis sábados y domingos, el periódico era entregado  completamente al diagramador a las doce del medio día del lunes.

Ya en noviembre, Gianfranco Napolitano, seguía asumiendo con mi persona falsas promesas, y aprovechándose del amor y respeto que siento por esta profesión, saque adelante las ediciones correspondientes a ese mes, aunque tengo que confesarles que me arruino mi celebración de Acción de Gracias con mi familia, ya que me había ofrecido el pago y nunca cumplió.

A raíz de esa nueva promesa incumplida, me vi en la obligación de hablar con los anunciantes, entre ellos algunos de los candidatos a la alcaldía de Doral, mi sorpresa fue que todos le habían pagado al día la publicidad al señor Gianfranco Napolitano, al igual que otros anunciantes.

En ese momento sentí una gran indignación, ya que había sido objeto a la mayor manipulación de mi vida, haciendo gigantescos esfuerzos económicos para colaborar que el señor Napolitano superara la crisis económica que le afectaba, lamentablemente no era cierto, ya que en los meses anteriores había ingresado dinero de la publicidad, desafortunadamente el dinero fue destinado para su uso personal y no para honrar el compromiso con los empleados.

Ya en diciembre, el diagramador renunció, por el inestable pago de su trabajo, era el segundo en menos de año que se iba de Doral News por la misma razón.

 

En cuanto a mí, le dije a Gianfranco Napolitano que no podía seguir haciendo el periódico si no me pagaba lo que estaba pendiente, 5.500 dólares.

Trató de persuadirme con otra promesa que en pocos días le llegaba una transferencia, pero ya yo estaba esperando desde agosto ese fulana transferencia que nunca llegó.

No fue difícil conseguir mi sustituto en cuestión de días, hay muchos periodistas talentosos sin empleo en Miami.

Napolitano mi ofreció el pago para la noche buena, pero como lo había hecho ya desde agosto, me incumplió y también arruino mi navidad y la de mi familia, de manera indirecta.

Posteriormente, ante insistentes llamadas, finamente me atendió de forma cordial y amistosa, yo haciendo esfuerzos para recuperar lo que me negaba a perder porque lo trabaje duro y me pertenecía, era algo mío producto de mi trabajo como lo he obtenido toda mi vida en 30 años en los medios de comunicación, prensa escrita, radio y televisión.

El señor Napolitano aprovechando de mi posición de desventaja, me hizo una oferta, que solo me reconocería 3.000 dólares de una deuda de 5.500.

Renuncie a esos 1.500 dólares que tanto trabaje y tanto necesitaba,  aun así, hasta hoy Gianfranco Napolitano no honrado su palabra, lo que es peor, ya ni atiende las llamada, tan solo contesta con un mensaje de texto automático desde su celular que dice más o menos así: Disculpe, ahora no lo puedo atender, estoy en una reunión”, más que triste, es lamentable.

Mi conclusión, pienso que el daño que hace Gianfranco Napolitano a mi persona y a otros venezolanos, más daño le hace a su propia persona por su condición de exiliado que debería de ser un ejemplo.

Es triste como muchos empresarios venezolanos en Miami han tomado tan mala reputación y son ejemplo de personas que no honran sus compromisos, afectando a toda la comunidad venezolana que sale día a día a la calle en busca del pan, lavando carro, limpiando casas o en una estación de radio o televisión, etc., pero de manera honrada, dejando muy en alto nuestros valores de venezolanidad, porque eso si tiene el venezolano, le gusta trabajar y es honesto.

Desgraciadamente hay un pequeño grupo de empresarios que piensan que pueden violar las leyes de Estados Unidos con completa impunidad, haciendo conscientemente cosas ilegales que se arrepienten solo cuando la justicia toca la puerta de sus casas.

El empresario venezolano debe de rechazar este tipo de prácticas de esa  minoría, que no solo afecta la imagen corporativa, también, el gentilicio del venezolano.

Me sentía en la obligación de esta aclaratoria con mis lectores y una cierta paz con mi conciencia dar un paso para detener se maltrate nuestro gentilicio de venezolanidad, a mi me toco perder ese dinero, hay otros que han perdido más. Dios, en ti confío.