Inicio Internacionales Donald Trump hizo una visita rápida por Texas

Donald Trump hizo una visita rápida por Texas

463
Compartir

La tormenta Harvey se transformó con el correr de los días -y la subida de los niveles del agua- en el primer desastre natural que el presidente Donald Trump debería enfrentar.

Rápidamente durante el fin de semana anunció que viajaría a Texas a ver los daños por sí mismo.

Su paso por Texas sería prematuro, dijeron algunos, ya que aún se cree que hay personas atrapadas en sus casas es distintas zonas de Houston y alrededores.

Una visita presidencial y el desafío logístico que conlleva podía crear una distracción para los equipos de rescate.

Al mismo tiempo, el riesgo de la visita de Trump era que su paso por Texas se asemeje a la experiencia del presidente George W. Bush en 2005.

Bush fue fuertemente criticado por su decisión de sobrevolar Nueva Orleans en los días posteriores al fatídico paso del huracán Katrina por la ciudad sureña en 2005.

La imagen de un presidente distante, con poca empatía hacia los furiosos habitantes de la ciudad -que se sentían abandonados por el Estado- dañó irreparablemente la percepción del republicano.

Trump entonces llegó este martes a Texas con un equilibrio difícil de lograr: no parecer demasiado distante al no visitar Houston -el epicentro de la crisis- ni acercarse demasiado para crear problemas logísticos.

El presidente, acompañado de la primera dama, Melania Trump, visitó Corpus Christi, la primera ciudad de la costa tejana arrasada por el huracán.

Allí, junto al gobernador, midió sus palabras y dijo que era demasiado pronto para felicitaciones mutuas, antes, se debe resolver el problema, dijo Trump.
Fuera de una estación de bomberos y frente a una pequeña multitud, el presidente improvisó un discurso que parecía de mitin electoral, motivando a los tejanos con halagos a su coraje.
Al final, flameó una bandera del estado de Texas, en una imagen que para muchos quedará como símbolo de esta visita.
Después viajó a Austin, la ciudad desde donde se han coordinado parte de los rescates, para agradecer el trabajo de los funcionarios locales
«El mundo los está mirando y está muy impresionado de sus habilidades», dijo.
Al caer la tarde, el Air Force One partió de vuelta hacia Washington. En él Trump, acostumbrado a la polémica, probablemente iba orgulloso de haber evitado un paso en falso.